“Salvador” y la secuela de “Tadeo Jones” se imponen como mejores cortometrajes en los XXII Premios Goya

salvadormilagro.jpg

La cinta “Salvador (Historia de un milagro cotidiano)”, dirigida por el cineasta ceutí Abdelatif Hwidar y protagonizada por el televisivo Nacho Fresneda, obtuvo el pasado domingo el premio Goya al mejor cortometraje de ficción. Este trabajo relata una espinosa historia, ya que la acción se desarrolla en los momentos previos a los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Enrique Gato volvió a cosechar un nuevo éxito de la mano de “Tadeo Jones y el sótano maldito” en la categoría de mejor cortometraje de animación, personaje que ya le había reportado el mismo premio dos años antes. Por otra parte, “El hombre feliz”, de Isabel Lucina Gil, se erigió como mejor cortometraje documental.

A pesar de la polémica suscitada durante los meses previos, la Academia hizo finalmente justicia y los cortometrajistas tuvieron la oportunidad de recoger sus galardones en una gala marcada por la sorpresa que protagonizaron “La soledad” y su director Jaime Rosales. Maribel Verdú se convirtió tras innumerables nominaciones en la mejor actriz por “Siete mesas de billar francés”, mientras que Alberto San Juan logró el premio a la mejor interpretación masculina gracias a su papel en “Bajo las estrellas” (mejor guión adaptado) y aprovechó su discurso para lanzar una chanza a la Conferencia Episcopal. La taquillera “El orfanato”, de Juan Antonio Bayona, logró siete estatuillas de bronce entre las que destacan las de guión original y dirección novel. Como contrapunto, las “Mataharis” de Icíar Bollaín se convirtieron en la grandes olvidadas de la ceremonia.

El palmarés completo, en www.academiadecine.com

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.